Páginas

El desafío de vivir con un adolescente

Mi hija desde bien pequeña ha sido una niña muy amorosa. Antes que aprendiera a hablar me abrazaba y besaba. Cuando aprendió a hablar no se cansaba de decirme: I love you papi. Esas son cosas que alegra a todo padre.

Sin embargo, ella está en la plena adolescencia. Una etapa en la cual el muchacho (a) no es un niño, pero tampoco un hombre. Es un período en donde ellos no saben ni lo que quieren. Están en busca de su propia identidad e independencia. Por tal razón, el adolescente guarda mucha distancia con los padres.

Mi hija está en la etapa en que está buscando su identidad. Pero en esa búsqueda, se ha alejado de mi. Desde hace un tiempo ya no me abraza ni me dice te amo papi. Como padre es algo un poco incómodo y no deja de molestar.

Ella se encierra en su dormitorio y la comunicación es mínima, pues ella está en su "mundo"de fantasía. Por se dice que la adolescencia es una prueba para los padres, porque uno no sabe cómo manejarse con ellos. Por tal razón me dirigí a la libreria y compré dos libros que me han ayudado a a tratar esta situación con mi hija. El primer libro se titula: "Tú no me escuchas, yo no te entiendo. Este libro lo escribieron dos adolescentes, Lara Fox y Hilary Frankel. En el libro ellas cuentan los errores que muchos padres cometen con sus hijos adolescentes y cómo los padres se deben comunicar con ellos.

El segundo libro se titula:"Cómo hablar para que los adolescentes escuchen y cómo escuchar para que los adolescentes hablen. Escrito por Adele Faber y Elaine Mazlish. Estas señoras han desarrollado una innovadora forma de mantener un diálogo abierto y respetuoso entre padres y adolescentes.

He leido los libros dos veces y ahora entiendo mejor la conducta de mi hija. Y sé que cuando pase la adolescencia ella volvera a ser la hija que me abraza y me dice te amo. Es solo cuestión de tiempo. Mientras tanto estoy "toriando" la situacion con mi hija, conociendo que es algo temporal.

Hoy en dia, los jóvenes están creciendo en un mundo más cruel, más materialista, más sexual   y más violento que en nuestra pasada adolescencia. Entonces ¿Qué hacer? Les invito, pues a que se preparen por medio de educarse y orientarse para que entiendan cómo piensa y actúa el jóven hoy en dia. Recuerden que nosotros no estudiamos para ser padres. Por tal razón es importante que entendamos un poco en el mundo en que viven los jóvenes y asi le haremos más fácil el cambio al mundo del adulto.

5 comentarios:

Juana dijo...

Hola Rafael, no nos conocemos pero te guardo una especial admiraciòn por tus escritos, por tu forma de educar a tus niños, se nota que tus hijos se gastan un excelente papà y una madre ejemplar.

La adolescencia es una etapa muy delicada, es una transiciòn biologica y psicologica del ser humano. Lo mejor serìa que el edolescente cuente con unos padres que les sepan aceptar y al mismo tiempo que les sirvan de guias.

Aunque todavia mi hija es pequeña, me comprarè esos dos libros que mencionas, nunca es ni muy tarde ni muy temprano para aprender.

Salu2!

Claudia Agramonte Saba dijo...

Te felicito Rafa, excelente post, unos de los mejores diría yo.

Se que sabrás sobrellevar con éxito esta etapa de tu hija, un padre amoroso siempre sabe...Una abrazo!!!!

Sirena Encantada dijo...

Ojala muchos padres hicieran lo que usted, y ojala su hija pueda leer esto y ver cuanto la ama y lo dispuesto que está a comprenderla.

Felicitaciones por esa actitud.

Patricia 333 dijo...

Te felicito eres un buen padre que se preocupa por su hija ...

Gracias a DIOS yo ya pase esa etapa con mis 2 hijas pero aun asi voy a ver si consigo esos 2 libros

Un abrazo muy fuerte

El Guagüero de NYC dijo...

Rafael,
Ya pasé por esa etapa y eso no quiere decir que ella no te quiera-tu entiendes bien la situación.
Los que son parásitos y sin vergüenzas son los varones que nacen en este país lo único que saben es hablar inglés pero después (debo aclarar no todos, pero en NYC 1 de 3 no sirven ni para limpiar un plato se descarrilan fácil, son arraganes, y pocos motivados y les dan vergüenza hasta trabajar un part time. Por las hijas solo debes de preocuparte de hablarle y evitar de que no te traigan un bastardito. Gracias a Dios las mia han sido ejemplares la mayor me ha demostrado que ser judia o asiaticas no necesariamente son más inteligente la mia es college grad y haciendo su master y las otras van por el mismo camino. Es la voz de la experiencia que te habla y yo no soy un college grad ni en español.